Consejos

¡Amiga! Existen situaciones que nos agobian y  atrapan, y nos chupan toda nuestra energía hasta dejarnos desgastadas y vacías.

Estas circunstancias, nos hacen estar permanentemente pendientes de lo efímero y banal, y nos alejan de lo fundamental en nuestras vidas como la paz, la salud, la gratitud y la felicidad. Por estas razones, Dalai Lama contempla ciertos ladrones de tu energía… Si quieres saber más, no te pierdas ni un detalle y quédate hasta el final…

Detecta Estos 10 Los Ladrones De Energía De Tu Vida Y Aléjate De Las Malas Vibraciones!

1. Las quejas:

Las personas que se anclan a lo negativo, a las protestas automáticas de todo en la vida, tanto si somos nosotras o si están a nuestro alrededor, nos agota.

 2. Las deudas:

Las cuentas claras nos dan tranquilidad, por eso no arrastres deudas que no puedas afrontar y que te consuman mas de tu presupuesto.

3. Las promesas pendientes:

Cuando asumimos un compromiso y damos nuestra palabra, es menester estar seguras de cumplir, y así tener la satisfacción y el respeto propio y de los demás.

 4. Olvidar nuestros deseos e intereses:

Comprométete con tareas y actividades que disfrutes, las que te sientas motivada a realizar, no te distraigas y enfoques solo en cosas y situaciones que son aversivas para ti, puede que algunas sean inevitables y debas afrontarlas, pero no descuides lo que te gusta.

5. No descansar ni actuar: 

Identifica cuando necesitas descansar, recobrar energía y date el permiso para hacerlo. También, date cuenta cuando necesitas actuar para aprovechar las oportunidades que se te presentan.

6. El desorden:

No mantengas un espacio en tu casa o trabajo desorganizado, sucio o en mal estado, esto te trae caos y mala energía, habla de tu propio desorden y descuido personal y mental.

7. Descuidar tu salud:

Es indispensable cuidarnos física, mental y espiritualmente, eso es lo que nos sostiene, nos lleva a lograr nuestras metas y a tener calidad de vida. Por eso, aliméntate sano, ten un sueño suficiente y reparador, haz ejercicios y todo lo necesario para mantenerte saludable. 

8. Los conflictos:

Resuelve y toma decisiones sobre las situaciones difíciles y problemáticas en tu vida, despliega las estrategias necesarias para solucionarlas, no las evadas o pospongas porque esto te consume.

9. No aceptar:

Identifica cuando existe una situación o persona en tu vida que te daña y no la puedes cambiar, no es resignarse a vivir con esa persona o en esa situación eterna, sino comprender que no está en tus manos modificarla.

10. No perdonar:

El perdonar a alguien es un proceso, si bien no es inmediato, es bueno para nosotras procurar trabajar en el, sobre todo por nuestro bienestar emocional, ya que vivir en el resentimiento nos enferma y no nos deja avanzar en nuestro crecimiento espiritual. 

Cuéntame, ¿Conocías estos ladrones de tu energía?